Cada año los católicos conmemoran la escena en la que Jesús entró a la ciudad de Jerusalén y fue recibido con ramos de olivo y palmas en las manos; el olivo era un árbol típico en la región durante esa época. El Domingo de Ramos, los devotos acuden a la iglesia para que les bendigan ramos y cruces hechas de palmas, un acto simbólico que celebra el triunfo de la posterior resurrección de Cristo.


En México esta festividad viene efectuándose desde la época virreinal, aunque en un principio los españoles excluían a la población indígena. Con la transición al México independiente, el Domingo de Ramos y el resto de la Semana Santa, continuó extendiéndose en la Ciudad de México, donde los principales centros de devoción eran la Catedral y el templo de la Profesa, tal como lo constata el Calendario Galván, que es uno de los almanaques más antiguos del país.


¿Pero quiénes son los encargados de realizar las palmas para esta celebración? Por la cercanía de la Ciudad de México con los márgenes del lago es posible que la materia prima con la que se elaboraban las cruces de palma fueran traídas desde Texcoco, Xochimilco o Chalco, a través de los canales que conducían hacia los actuales barrios de la Merced y Candelaria de los Patos. En este último barrio, se ubica la plaza y el templo de Santa Cruz y la Soledad, donde en la actualidad se concentran varios vendedores de cruces, ramos y otros objetos religiosos hechos de palmas. En su mayoría provenientes del Estado de México, estos artistas exhiben sus destrezas con las hojas de palma, filosas pero moldeables para doblarlas y hacer figuras en pocos minutos. Se dedican a la venta al menudeo y mayoreo, familias enteras que llegan a reunir a tres generaciones que se establecen por 8 días en este espacio. Los precios son accesibles y van desde los 3 pesos a los 150 (8 dólares) dependiendo del tamaño y los detalles.


Estos artistas son parte del Domingo de Ramos y su trabajo es llevado a la iglesia como uno de los símbolos más importantes de esta conmemoración.

Texto: Amilcar Carpio

Imágenes: Amilcar Carpio y Carlos Torres #CEHILAMéxico

Las Palmas de la FE